Información y preguntas frecuentes sobre reportajes de Bodas

A continuación tenéis una relación de preguntas recurrentes que suelen hacerme para que tengáis una idea más clara de cómo trabajo y qué es lo que os ofrezco. Merece la pena dedicar unos minutos a leerlo porque estoy seguro de que os aclarará muchas cosas. Y para cualquier cuestión a la que no encontréis aquí respuesta, no dudéis en preguntarme.

Más que necesario es muy recomendable. Imaginad que ese día yo me encuentro fuera haciendo algún reportaje, cubriendo algún acto o, simplemente, estoy en plena sesión fotográfica en mi estudio. Como no me gustaría que hicieseis el viaje en balde o que tuvierais que esperar, lo mejor es concertar la cita de antemano para evitar este tipo de inconvenientes.
Seré yo personalmente quien os acompañe ese día y realice todas las fotografías. No puede ser de otra manera si me habéis escogido como vuestro fotógrafo porque os ha gustado mi manera de trabajar, mis fotografías y os sentís cómodos conmigo. Por esta razón nunca contrato más de una boda por día. Para mi lo más importante es la calidad de mi trabajo y la confianza que depositáis en mi.
No, de hecho mi concepto al hacer fotografías es completamente opuesto. Durante la mayor parte del tiempo estaréis tan pendientes de lo que ocurre a vuestro alrededor que ni os daréis cuenta de que estoy ahí inmortalizando esos hermosos momentos. Únicamente durante los preparativos en vuestras casas y a lo largo de la sesión fotográfica tras la ceremonia os pediré que os coloquéis en un sitio en concreto o de una determinada manera, pero a vuestro aire. Con esto busco aprovechar de la mejor manera la luz disponible o un bonito fondo para las fotografías. No debéis preocuparos por ello, porque todo es mucho más sencillo de lo que podáis pensar, ya que siempre busco vuestra comodidad y espontaneidad.

Es un reportaje fotográfico que se hace uno o dos meses antes de la boda y en la que, además de pasar un rato muy divertido y hacer bonitas fotos, podremos coger ese puntito de complicidad para que el día de la boda todo fluya de manera más espontánea y salga un reportaje redondo. Conoceréis mi forma de trabajar, podréis darme indicaciones sobre vuestros gustos y preferencias y así os sentiréis más cómodos delante de la cámara el día de vuestra boda.

Como digo, es una sesión que creo tan importante y divertida que si contratáis el reportaje fotográfico completo os la regalo para que tengáis unas bonitas fotos de cuando aún erais novios y que, si queréis, podréis usar para confeccionar un álbum de firmas o para usar en las invitaciones.

Lo ideal sería, al menos, una hora. Como cambiaremos de escenario varias veces para tener un reportaje variado, parte del tiempo se pierde en los desplazamientos. Es importante ir con cierta tranquilidad para realizar más y mejores fotos. Otra opción es dejar estas fotos para otro día en una sesión Postboda. Así podréis emplear este rato para estar con la familia y amigos en el cocktail y no perderos ni un detalle de vuestra boda.
Sí. Esta sesión se hace una vez que habéis vuelto del viaje de novios. En ella podéis volver a poneros vuestros trajes de boda, ya sin miedo a ensuciarlos un poco. Es una buena oportunidad para hacer fotos imposibles de realizar el día de la boda y, así, tener unas fotos divertidas, diferentes y originales. Como se hace otro día ya no hay prisas ni nervios, podemos acercarnos a los sitios que más os gusten y el tiempo no nos limitará. Como os decía, es una buena opción si no queréis perder tiempo haciéndoos fotos por ahí el día de vuestra boda y estar con vuestra familia y amigos. Aunque también hay quien, además de las fotos del día de la boda, quiere completar el reportaje con las fotos de una sesión Postboda.
Sí, claro. Ese día estaré a vuestra entera disposición para cualquier fotografía que queráis tener. Tras la ceremonia no os recomiendo hacer demasiadas fotos ya que suele faltar gente y se pierde mucho tiempo organizando a todos los familiares y amigos. Mi recomendación es hacer sólo las de los familiares más allegados. El resto es mejor hacerlas durante el cocktail o el banquete, hay más sitio y todo el mundo estará allí.
No se puede decir un número concreto porque cada boda es distinta y suceden cosas diferentes. Pero no cabe duda de que serán muchas, muy por encima de las 500 fotografías. Y siempre os las entrego todas en formato JPG, editadas, en alta resolución y sin marcas de agua, listas para ver o para imprimir.

Dispongo de un amplio catálogo que os asegura álbumes para todos los gustos. Podréis elegir entre distintos formatos y tamaños, múltiples materiales para las tapas, diferentes formas de encuadernación y varios tipos de papeles fotográficos. Todos los álbumes incluyen, dependiendo del tipo o modelo, de una funda o maletín para guardarlo y transportarlo de manera adecuada. En cuanto al número de fotografías, caben todas las necesarias (y más) para recorrer la historia de vuestra boda sin perder ningún detalle. Y como una imagen vale más que mil palabras, lo mejor es que os acerquéis a mi estudio y veáis uno de mis álbumes.

Hay parejas que prefieren que sea yo quien elija las mejores fotografías y haga la maquetación del álbum para luego revisarlo y hacer los cambios que crean oportunos. Otras prefieren ver las fotos primero y elegir las que quieren incluir. Cualquiera de los dos sistemas es válido, yo lo que quiero es que el resultado final sea totalmente satisfactorio. Mi estilo de maquetación es elegante, minimalista y atemporal, donde trato de evitar todo lo superfluo porque lo importante son las fotografías. Sin duda, como fotógrafo, es el tipo de álbum que me gustaría para mi.

Sí. Como decía antes cada boda es distinta, pero habitualmente el vídeo suele tener una duración aproximada de 45 minutos. Además, me gusta incluir material extra, como un resumen del montaje principal o cualquier otro material audiovisual que deseéis. Os animo a que la música para la edición del vídeo la elijáis vosotros, de manera que el resultado sea lo más personal posible. Para entregaros el montaje final existen varias opciones. Una de ellas sería en DVD, en concreto 2 copias con sus respectivas cajas y carátulas. Pero también existe la posibilidad de entregar el montaje en Alta Definición (HD), con lo que se consigue la máxima calidad de vídeo y sonido. En este caso se podría entregar una copia en HD en Bluray y otra en DVD. Además, siempre entrego un pendrive con los archivos de vídeo en HD para que lo pinchéis directamente en vuestra televisión y disfrutéis de la mayor calidad audiovisual posible.

Es normal que los familiares e invitados hagan fotos, pero es muy importante que tanto en la ceremonia como en el reportaje tras ésta me dejen trabajar libremente y sea yo el único que esté junto a vosotros inmortalizando esos momentos tan importantes. De esta manera evitaremos echar al traste fotografías porque haya personas dificultando mis movimientos o estropeando encuadres. Con esta medida lo único que busco es realizar el mejor trabajo posible que, al final, os beneficia a vosotros mismos. Durante el resto del día no hay este problema y todos podrán realizar las fotografías que deseen.

Sí, en él se especifican los servicios que habéis contratado y su precio. Es el oportuno justificante legal para que tanto vosotros como yo estemos más tranquilos.
Todo mi equipo fotográfico es de alta gama de la marca Nikon. De esta manera os garantizo la mayor calidad posible y unos resultados magníficos en cualquier circunstancia.
Tan sólo que disfrutéis de vuestro día. Esa es la mejor manera de que las fotos sean realmente mágicas y especiales.